Nuestra Historia

Nuestra Historia inicio con una intuición de Juan Martin Moye, un joven francés, Sacerdote Diocesano. Quien preparaba Misiones en los alrededores de la ciudad de Metz, y quedo conmovido por el abandono en que vivían las jóvenes en las aldeas. Hacía falta que alguien les enseñase a leer y a escribir y sobre todo que les diese cierta formación cristiana, religiosa.
Juan Martin cuando VIO esta situación,se sintió profundamente interpelado. Entonces empezó a preguntarse a sí mismo ¿quésería lo que podría hacer para ir al encuentro de esta niñez abandonada? El llevabadentro desí, la experiencia de un Dios que es Providencia, que cuida de todo y de todos (as),“hasta de los lirios del campo que hoy crecen ymañana desaparecen” (Cf.Mt.6, 25ss).
Juan Martin fue ideando, rezando, discerniendo un Proyecto:” de la manera como Jesúsenvió a sus discípulos enviar jóvenes, capaces de ir solas a estas comunidades rurales, donde no había escuelas”… Y consiguió comunicar su deseo a algunas jóvenes que se sintieran también interpeladas, deseosas de dar una respuestaconcreta ante tal situación. Margarita Lecomte y otras tres compañeras, fueron las primeras jóvenes enviadas a Misión a estos poblados dela región de Lorena, en Francia. Fueron solas, sin mucha preparación, confiando en la Providencia, en una época en que enFrancia el propio valor de la mujer no era reconocido.
Estas jóvenes iniciaron una manera nueva de vivir en estas comunidades rurales, en la sencillez, en el compartir, siendo una presencia entre las familias y sobretodo en medio del pueblo, a tal punto que el propio pueblo fue quien les dio el nombre de: “Hermanas de la Providencia”.
Seguramente muchas personas conocían esta situación de abandono en que vivían las chicas jóvenes de Lorena, Francia. Para Juan Martin y para estas primeras jóvenes, el hecho de mirar y de conocer a situación, se torno una interpelación, se transformo en compasión, se hizo proyecto y se convirtió en Misión. En aquella pequeña región de Lorena, la Providencia de Dios se manifestó como presencia de la acción a través de Margarita Lecomte y de sus compañeras. Quienes fueron capaces de “ser providencia” para aquellas chicas abandonadas, ayudándolas en sus carencias y apoyándolas para que tuviesen más vida.
Nuestra historia inicia en el siglo XVIII. Otras jóvenes se fueron uniendo a Margarita Lecomte y la semilla de la Providencia se esparció. Hoy está presente en los 4 Continentes.
Como en el pasado, la Providencia del Padre se manifiesta al mundo actual a través de nuestras expresiones, gestos, actitudes, es decir, a través de nuestra manera de vivir, de nuestras acciones en el medio donde estemos.Somos signos de laProvidencia de Dios en la medida en que somos “boca, oídos,corazón, brazos, y pies” de Dios ahí donde nos encontremos.
La Providencia de Dios pasa a través de nosotros. Asocia colaboradores y colaboradoras. Ella se expresa y manifiesta a través de nuestros gestos, de nuestras actitudes de gratuidad, de compasión, de solidaridad, en el compartir, nos hace capaces de hacer brotar la VIDA y revelar que Dios quiere proporcionar siempre la Vida para todos y para todas.
Recorremos este camino con la certeza de que Dios no nos abandona. Juan Martin insiste en esta confianza en la Providencia: “Hagamos todo lo que depende de nosotros y Dios cuidara de lo que nos corresponde.”
Ya celebramos 250años de Fundación y la Providencia, a través de la historia nos llevo a diversos países y Continentes, en 7 grupos específicos, que viven el mismo Carisma y la misma Espiritualidad, ya que tenemos la misma raíz, elmismo Fundador: El Beato Juan Martin Moye.Así formamos la gran “Familia Providencia”constituida por las Congregaciones Religiosas de: Portieux, San Jean de Bassel, Champion, Gap, Rebeauvillé, San Antonio en Texas, y las Misioneras Catequistas de la Divina Providencia (Texas)
Contamos con un gran número de Laicos/as Providencia esparcidos por el mundo: niños, adolescentes, jóvenes y adultos que buscan vivir el mismo espíritu de Abandono a la Providencia, Sencillez, Caridad y Pobreza a partir de su vocación específica, tanto solteros como casados.
Otro grupo está creciendo: de Sacerdotes y Diáconos Providencia. Ya en Brasil tenemos un grupo de Sacerdotes y Diáconos, un grupo específico que comprende también Hermanos-Religiosos se ha formado en Ecuador. Todos están animados con el mismo espíritu de Vida Consagrada, vivencia comunitaria y la participación de laMisión.
La Providencia se va manifestando a lo largo de la Historia, necesitamos abrir nuestros corazones a las inspiraciones del Espíritu que sopla como quiere y donde quiere.